Titulares
Leyendas des Rock 2017 (julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (noviembre 11, 2016 5:28 pm)

World Press Photo: Tan cerca, tan buenos

30/03/2016
Comments off
752 Views

Por Lars Ter Meulen

Friedmann Endre Ernö nació en Budapest un 22 de octubre de 1913. Hijo de una familia aristocrática, su niñez se desarrolló en los círculos acomodados de la capital magiar hasta que la depresión del 29 obligó a sus padres a instalar el taller textil en su piso familiar. Ese momento significó, literalmente, su salida a las calles de Budapest, donde pasaría su juventud y forjaría un carácter que años más tarde le llevaría a ser reconocido y respetado en todo el mundo por su trabajo.

Sería en ese periodo callejero cuando conoció a Eva Besnyo, responsable de poner en sus manos su primera Kodak Brownie. La instauración de un régimen fascista en Hungría le obliga a huir de su país y acaba recalando en Francia donde conoce a Gerda Taro, que durante el resto de su vida sería su fiel compañera y, seguramente, autora de buena parte del trabajo que a él se le atribuye. De esta época es su primera gran foto: la de un León Trotsky dirigiéndose a un grupo de obreros en un tumultuoso París y del que nadie más que ese jovencísimo fotógrafo de la revista Regards (Miradas) consiguió una imagen.

Endre y Taro pasaron la primera mitad de los años 30 intentando hacerse un hueco entre los fotorreporteros parisinos, pero sus trabajos eran muchas veces rechazados e, incluso, valorados económicamente muy por debajo del de otros colegas por el mero hecho de que su nombre no era conocido en el círculo de la prensa parisina de la Francia a punto de ser ocupada por la barbarie Nazi.

Por ello, poco antes de partir hacia España y tomar algunas de las imágenes más icónicas de la Guerra Civil que desgarró al país entre 1936 y 1939 y acabó con la instauración del dictador Francisco Franco hasta su muerte en la cama en 1975, nuestros dos protagonistas decidieron inventarse un misterioso personaje: un fotógrafo americano llamado Robert Capa. Las imágenes de Capa se atribuyen, en su mayoría, a Endre, pero es imposible saber cuántas de ellas fueron, en realidad, obra de su pareja.

Pese a todo, hoy en día nadie habla de Endre o de Taro cuando la conversación gira entorno al fotorreportero más icónico de la historia. Si fue el mejor o no es una discusión absurda. Lo que sí es seguro es que Robert Capa fue, desde que su objetivo retrató la crueldad de la Guerra Civil Española hasta ese 25 de mayo de 1954 en el que voló por los aires tras pisar una mina en Thai Binh (Vietnam), el hombre que elevó el periodismo gráfico al nivel artístico que tiene hoy en día.

El periodismo gráfico se enfrenta en esta segunda década del siglo XXI a una de sus grandes revoluciones: la proliferación de smartphones que permiten que en cuestión de segundos cualquier habitante del planeta conectado a Internet pueda estar viendo, en tiempo real, acontecimientos que se producen en sus antípodas. Pero esos ciudadanos bienintencionados que, cámara en mano, lanza imágenes a diestro y siniestro sin estar sujetos a código deontológico alguno –hablaremos algún día de la que se llamó Noche de los gatitos de Bruselas– no podrán sustituir jamás el ojo experto de cazador del fotorreportero profesional. Ese que lleva tatuada la que, quizás, sea la frase más famosa de la historia del periodismo gráfico y que, por supuesto, pronunció Robert Capa: “si tus fotos no son lo bastante buenas, es que no estabas lo suficientemente cerca”.

Desde aquel ‘Miliciano caído’ o su magnífica serie del Desembarco de Normandía, muchos han seguido los pasos de Robert Capa y cada año los World Press Photo –organización fundada en Amsterdam (Países Bajos) en 1955– premia las que, para un jurado formado por especialistas, han sido las mejores instantáneas publicadas en la prensa de todo el mundo.

La edición de 2016 ha sido fallada recientemente y estas han sido las mejores fotos:

WPP_01

Mejor foto del año. ‘Hope for a new life’. Un refugiado sirio pasa a un bebé a través de la alambrada que sirve de frontera entre Serbia y Hungría. (Warren Richardson, Australia)

WPP_02

Mejor foto categoría ‘Deporte’. La imagen muestra al esquiador checo Ondrej Bank en el momento de sufrir una caída en la competición de combinada durante el Mundial de esquí. (Christian Walgram, Austria)

WPP_03

Mejor foto categoría ‘Gente’. Una niña refugiada siria espera, cubierta de plásticos para protegerse de la lluvia, a poder atravesar la frontera serbia y seguir camino hacia Europa. (Matic Zorman, Eslovenia)

WPP_04

Mejor foto categoría ‘Naturaleza’. Una enorme nube de tormenta se acerca a Bondi Beach, una de las playas más concurridas de Australia. Pese a que los medios locales llevaban horas avisando de la virulencia y la peligrosidad del frente, algunos bañistas ignoraban las advertencias. (Rohan Kelly, Australia)

WPP_05

Mejor foto categoría ‘Noticias generales’. Un médico intenta tratar las quemaduras y heridas de un integrante de 16 años del autodenominado Estado Islámico (IS por sus siglas en inglés). (Mauricio Lima, Brasil)

WPP_06

Mejor foto categoría ‘Vida diaria’. Dos ancianos tratan de mover un carro bajo las chimeneas de plantas de energía que usan carbón como fuente de producción. Se estima que el 17% de las muertes en China se producen a causa de la polución del aire. (Kevin Frayer, Canadá)

WPP_07

Mejor foto categoría ‘Asuntos contemporáneos’. Una enorme nube de contaminación cubre por completo la ciudad china de Tianjin, la cuarta más poblada de aquel país y uno de los principales centros industriales y logísticos de la potente economía china. (Zhang Lei, China)

1 Comments