Titulares
Leyendas des Rock 2017 (Julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (Junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (Mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (Abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (Noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (Noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (Noviembre 11, 2016 5:28 pm)

Pau Gasol: El extraterrestre por el que merece la pena trasnochar

01/05/2016
Comments off
822 Views

Por Tony Pola

Dormir es de cobardes” es la frase que desde hace años utiliza Canal + (ahora en poder de Movistar) como lema en sus retransmisiones de la NBA en España. El eslogan no puede ser más apropiado, pues cada noche miles de valientes combaten al sueño a base de cafeína para poder ver en directo a estrellas mundiales de la talla de James, Curry o Harden. Lógicamente, cada aficionado tiene su ídolo o equipo particular, pero muchos fans, sobre todo los latinos, sienten por encima de todo una profunda admiración por todo lo que ha conseguido el catalán Pau Gasol.

El respeto que el ala-pívot español se ha ganado en la mejor liga de baloncesto del mundo se ha forjado a base de sudor, lágrimas y mucho esfuerzo. Basta con observar el físico del de Sant Boi cuando llegó a los Memphis Grizzlies (fue elegido en 2001 por Atlanta en el número más alto hasta la fecha para un jugador no formado en Estados Unidos y después fue traspasado) y sus músculos años después, para comprobar su trabajado proceso de adaptación a las exigencias de la NBA. Nada más aterrizar, el malogrado comentarista Andrés Montes vio en Pau a un auténtico “jugón”, bautizando al español como ‘E.T.’ en clara referencia a sus flacas y largas, pero habilidosas y poderosas extremidades.

Por entonces, muchos compatriotas temían que la presencia de Pau en América fuera simplemente testimonial. De hecho, tres lustros antes, Fernando Martín (primer español y segundo europeo en la NBA) solo llegó  a disputar 146 minutos con Portland Trail Blazers antes de verse obligado a

regresar a España. Pese a que Martín fue todo un pionero, las lesiones no permitieron al madrileño llegar a brillar en Estados Unidos, tierra más abierta actualmente hacia el talento europeo.

Los agoreros que auguraban un paso fugaz de Gasol por la Nba,  simplemente no conocían el carácter del MVP de la Liga y Copa española, quien comenzó pronto a mostrar sus grandes condiciones. Tras solo cuatro partidos en Estados Unidos alcanzó la titularidad con los Grizzlies,  un conjunto muy modesto con el que logró ser el mejor jugador novato de la temporada 2001-2002. De su primer año en la NBA quedará siempre para el recuerdo ese gran mate realizado ante Kevin Garnett, curiosamente uno de los ídolos del catalán. Fue un año espectacular en el que muchos volvimos a mirar con curiosidad y admiración hacia la NBA, presumiendo además de tener allí a un prometedor jugador.

Tras otra temporada de transición, en la que volvió a disputar el partido de las estrellas entre novatos y jugadores de segundo año, Gasol era ya todo un símbolo en el estado de Tennessee, llegando a disputar cerca de 250 partidos seguidos sin sufrir lesiones. Con la constancia y la regularidad siempre por bandera, Pau llevó a los Grizzlies, por primera vez en su historia, a disputar el título de la NBA (eliminados, eso sí, en primera ronda), acumulando ese 2004 más de 3.000 puntos y 1.500 rebotes en su paso por la competición. Toda España, y lo que es más importante, sus rivales en la NBA, comenzaban ya a mostrar públicamente un gran respeto por el carácter ganador del ‘extraterrestre’ catalán.

Pau Gasol_Chicago Bulls

La temporada siguiente, los de Memphis volvieron a disputar los playoffs por el título cayendo de nuevo a las primeras de cambio, en un año en el que Gasol llegó a ser incluso elegido mejor jugador de la semana dentro de su conferencia. La Leyenda de Pau comenzaba…

En este punto, y pese a la exigencia de la competición americana, hay que destacar que, al contrario de lo que sucede con muchas estrellas, durante toda su etapa en la NBA, Gasol sí continuó regularmente acudiendo a la llamada de su selección; combinado español con el que ha llegado a ganar un Mundial y tres Europeos y ha conseguido dos medallas de plata en los Juegos Olímpicos.

En favor de Pau juega también que su carisma, compromiso y solidaridad (llegando a ser abanderado de nuestro país en los Juegos de Londres) se hace extensible también fuera de las canchas. Esa es una de las razones por las que el catalán es tan querido, no solo en nuestro país: nunca abandona una meta sobre el parqué, pero también está muy implicado socialmente y tiene un trato amable y atento con los medios de comunicación.  Como muestra de ello basta decir que, entre otras muchas cosas, es embajador de Unicef, algo que le ha llevado a visitar países como Etiopía, tiene una fundación propia en la que ayuda a niños, ha sido elegido mejor ciudadano en la NBA por sus obras benéficas o que incluso ha ganado un premio en EE.UU. por su correcto trato con la prensa.

Su calidad deportiva y humana le han convertido en todo un símbolo dentro (Premio Nacional del Deporte, Medalla de Oro al Mérito Deportivo,

Premio Princesa de Asturias) y fuera de España (fue condecorado con el premio ‘Global Impact Player’ que reconoce sus buenas actuaciones deportivas y sus contribuciones benéficas e incluso ha llegado a aparecer como actor en series internacionales tan populares como ‘CSI’ o ‘Modern Family’).

Centrándonos de nuevo en sus logros deportivos hay que decir que el éxito de Gasol, ya por la temporada 2005-2006, era imparable; llegando incluso a disputar el All-Star absoluto, reservado solo a los mejores jugadores de la NBA. Por entonces estaba claro que Pau necesitaba ampliar sus objetivos, tras 7 años en un equipo que él mismo había transformado en algo menos modesto, pero no lo suficientemente grande para sus aspiraciones. Tras muchos rumores de traspaso, el cinco de febrero de 2008 Gasol volvía a poner a toda España delante de una pantalla (o en mi caso de una radio). Eran aproximadamente las dos de la madrugada en nuestro país cuando el ala-pívot español hacía su brillante debut con Los Ángeles Lakers, el histórico equipo de la NBA con el que ese mismo año llegaría a la final de la máxima competición mundial de baloncesto. Gasol, ya con su hermano Marc jugando también en la NBA, conseguiría el preciado anillo de campeón las dos siguientes temporadas, en las que también volvió a disputar el espectacular partido de las estrellas. E.T. se convirtió, a base de trabajo y esfuerzo, en el primer español en ganar la NBA y se labró el respeto y la amistad de figuras mundiales como Kobe Bryant, su compañero en los Lakers. Ya sin Andrés Montes en los micrófonos (el carismático locutor falleció en 2009), el catalán de brazos largos continuó trabajando para el conjunto angelino hasta 2014, despidiéndose ante un pabellón Staples Center puesto en pie y entregado totalmente a Pau.

El mate de Pau Gasol ante Kevin Gartnett

A día de hoy, y pese a su edad (35 años), la ambición de Gasol le permite continuar rindiendo al máximo nivel en la NBA en un equipo histórico como los Bulls, con los que ha vuelto a disputar dos partidos de las estrellas (acumula ya 6 presencias, siendo en alguna de ellas el único jugador europeo).  En la retina de todos los aficionados quedará por siempre ese salto inicial que protagonizó en el All-Star de 2015 junto a su hermano Marc, que por cierto, es otro de los jugadores mejor valorados actualmente en la exigente competición americana

En pleno 2016, 15 años y 19.000 puntos después de su debut y con dos anillos en sus dedos, aquel extraterrestre llegado desde Sant Boi sigue haciéndonos creer que, muchas noches, dormir sigue siendo cosa de cobardes. El flaco y espigado

catalán se transformó en un musculoso y barbudo atleta capaz de mirar de tú a tú a las torres más altas de América mientras seguía siendo amable y atento.

La ambición de Pau no parece tener límites y después de que su equipo rindiera este año por debajo de lo esperado se encuentra ya buscando otra franquicia que sí esté a su altura. Incluso se ha rumoreado su vuelta a Barcelona en un futuro…

Quizás algún día en España, como ojalá suceda con gente como Fernando Alonso, Rafa Nadal, Miguel Indurain, Carolina Marín o Javier Fernández, lleguemos algún día a valorar todo lo que Pau ha aportado dentro y fuera de las canchas. Por mi parte, como diría Andrés Montes, solo queda decir: Gasol, la vida contigo ha sido maravillosa.  Gracias por tanto, ¡Jugón!

Gasol_ONG

DESCÁRGATE LA REVISTA COMPLETA

Banner_Descarga

Comments are closed.