Titulares
Leyendas des Rock 2017 (julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (noviembre 11, 2016 5:28 pm)

Los Rebeldes

11/06/2017
Comments off
374 Views

Carlos Segarra y su banda están de vuelta. O no. Porque para estar de vuelta hay que irse y ellos, Los Rebeldes, nunca se han ido. Siempre han estado ahí. Surfeando la ola del éxito desde los años 80. En ocasiones, en la cresta. Otras veces, en el seno. Pero nunca se han caído. Su sonido potente y puro sigue enganchando. Ya son tres generaciones de seguidores los que abarrotan sus conciertos.

Todavía no hace frío, pero el día es gris y desde la privilegiada posición de Finestrat hoy no se distingue el mar Mediterráneo al que le escribió uno de sus grandes éxito durante la mili. Un éxito que durmió en un cajón durante seis años porque no le gustaba. Hoy Finestrat, decíamos, nos muestra su cara más otoñal. Algunos senderistas regresan ya de las rutas del cercano Parque Natural del Puig Campana y entre ellos, paso firme, aparece la inconfundible figura de uno de los grandes exponentes del rock patrio de las últimas cuatro décadas. Hoy no lleva su eterno sombrero de cowboy. Tampoco lleva colgada su guitarra. Pero cuando llega y saluda lo hace con el mismo aplomo con el que salta al escenario en cada concierto y uno tiene la sensación de que en cualquier momento va a soltar uno de esos gritos que nos mantienen a todos en constante estado de alerta durante sus directos. Porque Segarra es, a todos los efectos, música en estado puro. Un tipo que lleva el rock&roll ‘A flor de piel’, título de su último disco.
Un trabajo cuyo segundo corte tiene por título ‘Chuck Berry’, uno de los padres del rock&roll y, claro está, referente de todos los que, como Segarra, llegaron después. Ahora, pasado el tiempo, el líder de Los Rebeldes reconoce que, quizás sin haberse dado cuenta del todo, es a su generación a quien le toca ser referencia. “Es posible que nosotros empecemos a ser referentes de una nueva generación y no nos estemos dando cuenta de ello todavía. Mira, te voy a contar una anécdota: en el año 90 nuestro mánager contrató a Chuck Berry para tocar en las fiestas de la Mercé y es un tío muy raro. Es mi ídolo hasta tal punto que hay una canción en el nuevo disco que se llama Chuck Berry, pero es un gilipollas. Inventó el rock&roll, pero es un gilipollas. Yo estaba haciendo cola para que me firmara un autógrafo y estando en la cola me llegó un chaval y me pidió un autógrafo a mí mientras esperábamos. Creo que ese es un buen ejemplo de cómo vamos evolucionando”.

Si será un éxito o no sólo lo dirá el tiempo, pero ‘A flor de piel’ nace como una apuesta novedosa para lo que nos han tenido acostumbrados Los Rebeldes a lo largo de su carrera. “El proyecto viene de hace un par de años”, explica Segarra. “Tenemos un amigo que tiene una sala, la Long Rock, en Córdoba e inauguró otra en Sevilla. En 1995 habíamos hecho el ‘Básico’ y, de vez en cuando, hacíamos acústicos que era la batería con escobillas, un bajo de caja y cambiando la guitarra eléctrica por la acústica. Cuando este amigo nos invitó a la inauguración de su nueva sala, nos pidió un formato adaptado a un escenario muy pequeño. En la sala igual caben 300 ó 400 personas, que está muy bien para un formato acústico, pero nos dijo: ‘si traéis una batería, no cabéis’. Hay gente, como La Frontera o La Guardia, que sí saben hacerlo, pero nosotros no sabemos tocar sin percusión, pero se da el caso de que nosotros, desde hace ya varios años, cuando ensayamos las canciones para un disco nuevo, nuestro batería toca con un cajón gitano y se nos ocurrió hacer esa actuación con el cajón. Así estuvimos tocando dos temporadas en ese formato y, sin tener un disco en ese formato, nos iban las cosas muy bien. Entonces decidimos hacer el disco. La mitad de las canciones son canciones conocidas y tenemos también cinco temas nuevos pensados para este disco”.

¿Habrán dado Segarra y los suyos de nuevo con la tecla que garantiza el éxito? Enfrentado a esta cuestión, todo ese aplomo con el que afronta cada pregunta se viene abajo y sale a relucir la inseguridad de todo artista ante un nuevo trabajo. “Si yo supiera cómo hacer un disco o una canción que gustara al mundo, yo estaría forrado. Yo lo que hago es proponer y hacer lo que a mí me gusta. Si coincide que lo que me gusta es lo mismo que le gusta al público, es cuando hay éxito. Lo demás, es tener suerte o que se te aparezca la virgen. No hay métodos. Michael Jackson tuvo un subidón y luego un bajón. No se puede ser los Beatles durante 40 años. Es imposible. El que tiene una carrera larga se enfrenta a cambios generacionales, de tendencia, de moda… Tienes que ser realista y saber que aunque tú creas que estás al cien por cien, no siempre lo estás para el público. Mira, las que yo creo que son mis mejores canciones, no son las que son las más conocidas por el público”.

Suerte y apariciones marianas aparte, lo cierto es que durante sus muchos años de carrera, Los Rebeldes han conseguido colocar varias de sus canciones entre las más importantes de la historia del rock español, aunque el creador de las mismas dice que “me gustan muy poco mis canciones. Yo empecé cantando canciones que a mí me gustaban. Empecé a escribir por obligación por parte del resto de la banda y porque si querías tener un disco, la discográfica te obligaba a tener tus propios temas. Pero yo siempre he pensado: ‘¿para qué voy a escribir yo canciones si las que me gustan ya están hechas?’ Sinceramente: para mí, todas mis canciones son iguales y por eso nunca entenderé porqué algunas se han vendido tanto y otras no. Mira, en el disco que más se ha vendido de Rebeldes hay dos canciones, ‘Mediterráneo’ y ‘Bajo la luz de la luna’ que las compuse durante la mili ¡y las metí de relleno! Llevaban en un cajón desde el 83 y las publicamos en el 89”.

Con nuevo disco bajo el brazo, le preguntamos a Carlos Segarra qué disco haría si tuviera la libertad absoluta de hacer lo que le dé la gana. Si el resultado de ese disco se parecería en algo a lo que nos tiene acostumbrados y su respuesta es rotunda: “se parecería a todos. Yo soy un friki del rock&roll de los años 40, 50 y 60 ya grabé dos discos de versiones de aquella época. Podría hacer otro volumen, pero será más de lo mismo”.

Comments are closed.