Titulares
Leyendas des Rock 2017 (julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (noviembre 11, 2016 5:28 pm)

Gastronomía sobre ruedas

04/07/2016
Comments off
613 Views

Por Félix Cardona

Con el verano recientemente inaugurado, nos tiramos a la calle a comer en las terrazas y en restaurantes a pie de playa. Nos gusta y buscamos el street-food. Pero hay una opción que lleva unos años en pleno auge, a pesar de las trabas legales, y esa opción son los food trucks (o gastronetas, como Fundeu sugiere en castellano). Originarios de los EEUU de finales del XIX, fueron vagones de tren usados para alimentar a los ganaderos de Texas y, posteriormente, ya en el siglo XX, para llevar la comida a los obreros nocturnos que trabajaban en la expansión urbanística de ciudades como Nueva York, Chicago o San Francisco.

En España, seguimos asociando la comida que se elabora en un food truck con el término despectivo de fast-food. Hamburguesas, perritos e incluso churros es lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en este formato. Pero desde 2007, originalmente en California pero rápidamente asimilado por Nueva York, muchos cocineros han usado estos camiones para presentar una oferta gastronómica muy alejada de la comida rápida (recuerda la película “Chef” de Jon Favreau). Además, y contrariamente a los establecimientos de comida rápida, todos estandarizados y con los aires propios de las franquicias, los food trucks cuidan la estética por encima de todo, con aires retro y vintage. Todo para salirse de la imagen de “comida basura” y ofrecer calidad para comer con las manos. Puedes acercarte a todas las cocinas del mundo a través de la ventanilla de uno de estos vehículos: mejicana, japonesa, india, griega e italiana (“Del Popolo” circula por San Francisco con un horno de leña en su interior).

En España, y hasta que se desarrolle una normativa específica para este tipo de “restaurantes itinerantes”, podemos disfrutar de esta cocina en los numerosos eventos que se desarrollan por toda nuestra geografía (ferias, convenciones, congresos, conciertos y festivales de verano, etc.) Cualquier evento multitudinario que se precie contará con una buena representación de food trucks. Pero salvo contadas excepciones y siempre gracias a la normativa más desarrollada y abierta de algún municipio, la oferta está ligada a un evento más o menos cerrado.

Pero esta legislación tan restrictiva es su mayor problema. No creo que el concepto esté pensado para encerrarlo. El food truck necesita calle, recorrido, improvisación, aleatoriedad y poca definición. En Nueva York debes seguir las redes sociales de los food truck más famosos para ver dónde van a parar ese día. Seguirles la pista es una de sus estrategias de marketing. Levantarte por la mañana para ver dónde está tu camión preferido o ver cuál aparcará cerca de tu trabajo es algo habitual y todo un logro como marca. Es un concepto de negocio que no se puede recluir en lugares cerrados y estáticos, ya que pierde toda su esencia.

Aquí en España debería desarrollarse una ley específica ya. Si se tratan como restaurantes móviles, las opciones pueden ser múltiples. Desde zonas turísticas de playa hasta zonas de oficinas en el centro de las ciudades. Desde el parking de un centro comercial hasta un parque en cualquier ciudad o un campus universitario. Allí donde haya gente, debería haber oferta de food truck.

Por supuesto, todo esto debe estar sustentado en la igualdad de condiciones con los restaurantes tradicionales. Pago de impuestos y tasas, seguridad social, estricta regulación higiénico-sanitaria (incluido el imprescindible carnet de manipulador de alimentos), fiel cumplimiento de las normas de transporte y su pertinente seguro de responsabilidad civil. Todo eso debe darse por sentado. Si no es así, hay una competencia desleal que nos llevaría a un pirateo que en nada favorecería ni al cliente ni al sector. Pero con la regulación apropiada, ganaríamos todos gracias a esa competencia y a la diversificación de la oferta.

Así que no te olvides de buscar en tu próximo viaje el food truck más cercano. Allá donde vayas seguro que hay algún evento o, quizá, algún food truck “libre” que te haga disfrutar de una oferta gastronómica callejera muy interesante. Con el clima que tenemos en España, es una gran forma de disfrutar gastronómicamente del verano

DESCÁRGATE LA REVISTA COMPLETA

Aptitude_03

Comments are closed.