Titulares
Leyendas des Rock 2017 (Julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (Junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (Mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (Abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (Noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (Noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (Noviembre 11, 2016 5:28 pm)

Fotorreporteros. El ojo de la noticia.

07/06/2016
Comments off
583 Views

Por Nicolás Van Looy

Todo el mundo puede hacer lo que le dé la gana con sus fotografías… salvo si eres fotoperiodista. Si eres periodista, no puedes mentir, ni engañar, ni manipular, ni poner o quitas cosas en las fotos. Es simple: no somos coreógrafos, ni artistas. Nosotros contamos la realidad y si perdemos la credibilidad, lo perdemos todo”. Javier Bauluz se convirtió en 1995 en el primer español en recibir un premio Pulitzer. Lo consiguió, junto a otros compañeros de la prestigiosa agencia Associated Press, por su cobertura informativa del genocidio que por aquellos días se estaba llevando a cabo en Ruanda. No fueron aquellas, para algunos –aunque sobre gustos, ya se sabe lo que se dice–, sus mejores trabajos. En España, por el impacto que aquello supuso en la época, es mítica su serie de fotografías en las que se puede ver a un grupo de subsaharianos arribando en patera a playas andaluzas –algunos de ellos ya muertos– ante la absoluta indiferencia de los veraneantes que, bajo sombrillas y con la nevera repleta de refrescos, observan el espectáculo desde una repugnante indiferencia que, como ocurre con las imágenes más potentes que nos ha dado el fotoreporterismo, consiguió remover conciencias.

La sentencia de Bauluz con la que iniciamos este artículo es una reivindicación, quizás la mejor, de la labor de una serie de profesionales que, armados con una cámara de fotos en lugar de lápiz y papel, cumplen una misión crucial para que cada mañana usted pueda abrir el periódico y asomarse al mundo y a sus circunstancias más allá de lo que nosotros, los encargados de ‘juntar letras’, como sarcásticamente se suele decir en el argot de la profesión, podamos reflejar en nuestras crónicas o reportajes. Y es una reivindicación que, además, llega en el mejor de los momentos para que las grandes voces de esa maravillosa profesión, sin la que cualquier texto periodístico quedaría absolutamente huérfano, se alcen en defensa de una actividad que de manera inconsciente, los medios están externalizando en cualquier vecino que, teléfono inteligente en mano, tenga la suerte de estar en el momento adecuado en el lugar correcto.

Y los medios tienen la mayor parte de la culpa de esta situación, claro está, pero que el fotoperiodismo y sus profesionales estén pasando por uno de sus momentos de mayor crisis a pesar de los muchos frentes abiertos que en este momento merecen coberturas informativas de enorme nivel no tiene más que un responsable: el analfabetismo de una ciudadanía que ha dejado de leer los grandes reportajes para quedarse con el edulcorado, fácil y simplón relato corto que puede consumir sentado en el aseo antes de ponerse en marcha para el resto del día. De la incapacidad intelectual de una sociedad que, a pies juntillas, cree que 140 caracteres y algún que otro emoji son más que suficientes para hacerles comprender las complicadas circunstancias que se esconden detrás de la crisis de los refugiados, el brexit, la descomposición de Europa, la cada vez más tensa situación entre las dos coreas y un buen montón de crisis más que, día a día, nuestra despreciable ignorancia digiere a través de Twitter. Olvidamos que, detrás de esas cuentas sin nombre y esas “noticias” (permítanme la cursiva y las comillas a fin de resaltar, de la forma más contundente posible, la ironía del término) que aparecen en webs absolutamente desconocidas y que acusan a la comunidad médica de detener el avance de una hierba mágica que cura el cáncer, a una multinacional de expandir, a través de sus productos, unos dispositivos que les permite espiarnos y conocer nuestros hábitos de consumo o descubren, en un ejercicio de asombrosa clarividencia y acceso a datos vetados incluso para el poderoso equipo de Julian Assange, la enorme conspiración que hubo detrás del 11-S para convertir en un atentado islamista un complot del gobierno americano para nosesabemuybienqué, no hay más que algún descerebrado jugando a la ruleta rusa informativa a la caza de algún otro descerebrado que se quiera creer tamañas tonterías.

Fotoreporteros2

En la revista podrás encontrar TODAS las imágenes que conforman la exposicion ‘Reporteros’. Para descargarla, haz click aquí

Y, claro, este caldo de cultivo no puede tener otro desenlace que el triste panorama que tenemos delante en nuestras calles y, sobre todo, barras de bar; donde sería divertido, de no ser por lo trágico de la situación, sentarse a escuchar como todos nosotros hacemos alarde de nuestra ignorancia (recuerden aquello de: “no hay nada más peligroso que un tonto que no sabe que lo es”) y sentamos cátedra sobre aviones que rocían las nubes para que no llueva y, sobre todo –este tema, como comprenderán, me encanta– lo mala que es la prensa tradicional, esa que nunca consumen, porque quiere adoctrinarnos y no nos cuenta la verdad de las cosas tal y como son. Y, claro, al final esa panda de payasos sentados en el bar, planificando el próximo viaje a la final de la Champions o al partido de La Roja en la Eurocopa mientras despotrican contra los políticos porque les obligan a asistir a un curso formativo para poder cobrar el paro y eso les viene mal porque a esa hora tenían que ir a hacer una chapuza a una casa y cobrarla en negro “porque esos hijos de puta, si lo hago de forma legal, quieren cobrar impuestos”… esos payasos, como decía, son los que luego ponen, con sus votos, a la panda de indeseables que, da igual el país del que hablemos, tenemos por gobernantes.

El periodismo es absolutamente necesario para que la sociedad pueda tener una visión crítica de cuánto la rodea. Y, para ello, es imprescindible la labor de los profesionales del asunto. Gente que, dicho sea de paso, tenemos la mala costumbre de cobrar a fin de mes porque tenemos unos malditos vicios que pagar como dar de comer a nuestras familias, pagar el alquiler o la hipoteca e, incluso, comprar libros, periódicos, revistas, billetes de avión o pasajes de tren para poder hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible y llevar a nuestros lectores la mejor información posible.

Fotoreporteros es la exposición anual que la Asociación de Fotoperiodistas de Alicante pone en circulación por toda la provincia con la intención de, a través de algo más de medio centenar de instantáneas, reivindicar su trabajo y hacérselo llegar al público en forma de exposición visitable. Iniciativa que, sin ser novedosa o única, hemos tomado como ejemplo para, a través de la selección de alguna de las imágenes que la conforman, traer a las páginas de APTITUDE esa reivindicación de profesionales como el responsable de la edición gráfica de ese medio, Lars ter Meulen y el resto de sus compañeros. Porque la realidad, lo noticioso y noticiable, el drama, la alegría, el júbilo, la desesperación, el dolor, la pobreza, la miseria, la maldad, la bondad, la solidaridad… todo eso no lo encontraremos únicamente en las grandes imágenes de Javier Bauluz y el resto de fotoperiodistas desplazados a las zonas calientes del globo. Las grandes imágenes no son únicamente las que nos trajo, en exclusiva, Diego López Calvín cuando le encargamos para nuestro número 1 un reportaje sobre la crisis de refugiados en Grecia. Las grandes historias y las grandes imágenes se producen también –créanme, de forma mucho más frecuente de lo que muchos de ustedes piensan– en su entorno más cercano.

Y si ha llegado usted hasta el final de este artículo sin haberse ofendido en exceso y con una actitud crítica y autocrítica que le lleve a pensar en lo leído y a sacar sus propias conclusiones, no lo dude: significa que esta sociedad todavía tiene esperanza –aunque usted, seguramente, sienta la desazón de pensar que no es así– y el periodismo crítico todavía tiene futuro. Por ello: gracias.

DESCÁRGATE LA REVISTA COMPLETA

Banner Descarga 02

Comments are closed.