Titulares
Leyendas des Rock 2017 (julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (noviembre 11, 2016 5:28 pm)

¿Cuánto tiempo es para siempre?

08/09/2016
Comments off
1.606 Views

Marilin Monroe dijo: “Si alguna vez bajo mi cabeza será para admirar mis zapatos”.

Eso mismo estoy haciendo en estos momentos, admirando mis sandalias doradas de tacón enfundadas en mis pies, todavía morenos, con uñas rojas perfectamente pintadas, huella de un verano intenso… Dicen que los tacones te elevan física y emocionalmente.

Emocionalmente tenemos que elevarnos porque ya estamos en septiembre. Un mes “raro” aunque para una servidora es maravilloso, entre otras cosas porque es mi cumpleaños, algo que me hace la misma ilusión que cuando era una niña y todavía no llevaba tacones.

Un mes donde ya parece que despidamos al verano, aún quedándonos veintitrés días para rematarlo.

Creo que la culpa la tuvo Chanquete. Vimos tantas veces ‘Verano Azul’, cantamos tantas veces ‘El final del verano’, que llega el 1 de septiembre y parecemos plañideras celebrando el final del verano y con el llamado “síndrome post vacacional”, esa “enfermedad” que nació en el siglo XX.

Me niego a borrar de mi mente felicidad momentánea, el olor a Monoi de Tahiti, a piel húmeda, a libros inacabados, a arena ardiendo bajo mis pies y a perfume con olor a narciso blanco y sándalo…

Mientras escribo estas líneas, escucho una canción de Bob James y David Sanborn: ‘Since i fell for you’ (‘Ya que me enamoré de ti’)…

Y como si del Dr. Jekyll y Mr. Hyde se tratara, irrumpe Valentina pensando en voz alta para decirme:

“Me enamoro de la música como me enamoro de un buen perfume, de unos zapatos y hasta de un hombre”.

“Me enamoro en una noche donde las Perseidas lloran para cumplir los deseos de los mortales. Me enamoro de su mirada miope en verde, de una sonrisa sencilla y pícara y de su facilidad para hacerme reír…”
“Me enamoro de la manera que me desnuda con su mirada y el olor a deseo que desprende su piel de verano…”

Es en ese momento cuando me viene a la cabeza una de las frases más conocidas de ‘Alicia en el país de las maravillas’ y que dice así:

“Alicia: ¿Cuánto tiempo es para siempre?
Conejo blanco: A veces, solo un segundo”

Un segundo a su lado, fue para siempre…
Entre ruidosos karaokes en inglés, almas en el limbo por causa del alcohol, olor a perfume ajeno mezclado con residuos de bronceador, sonidos que perturban los sentidos…

En aquel preciso momento, hubiese deseado que se parara el mundo para seguir alimentado mi alma de su esencia. “Yo, la Valentina de altos vuelos, por primera vez, sentí vértigo.

Comments are closed.