Titulares
Leyendas des Rock 2017 (Julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (Junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (Mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (Abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (Noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (Noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (Noviembre 11, 2016 5:28 pm)

¿Cuál es tu parafilia?

01/05/2016
Comments off
1.393 Views

Por Josué Inglés

Según la Wikipedia, una parafilia es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que la acompaña.

‘Kiki, el amor se hace’, la tercera película como director de Paco León (primera de encargo), desarrolla cinco historias en las que la mayoría de los personajes encuentran dificultades para alcanzar la petit mort por los medios más convencionales. Como habrán adivinado, padecen extrañas parafilias. Por citar alguna, la harpaxofilia, que no es otra cosa que la excitación sexual cuando se es víctima de un atraco violento. Casi nada.

Los protagonistas, de diferentes edades y estratos sociales, intentan lidiar en el día a día con sus “desviaciones” más íntimas. Y es ahí donde surgen los conflictos y aflora la comedia.

Hay que reconocer que el tema es socorrido. Todos hemos oído de alguien que conoce a alguien que…

Particularmente tuve una compañera de piso que se sentía atraída por las barrigas cerveceras. “Una buena panza me pone a mil”, decía. También conozco a un tipo al que le excitan las señoritas que no saben caminar con tacones altos y que están a punto de perder el equilibrio. Él lo llama el síndrome del potrillo recién nacido. Parece ser que este fenómeno se da mucho en bodas y verbenas varias.

Pero el caso más peculiar que me viene a la memoria es el de un amigo friki (de esos que llevan calzoncillos de supermán) cuya fantasía más recurrente es que una giganta lo devore. Estaríamos hablando de macrofilia y vorarefilia en el mismo lote. Según afirma, no está solo. Son numerosos los adeptos de su secta. Veneran películas como ‘El ataque de la mujer de 50 pies’.

Por fin, una producción española que aborda este controvertido tema. Aunque a algunos les sorprenderá saber que ‘Kiki, el amor se hace’ no parte de un guión original, sino que es la adaptación patria de la película australiana ‘The little death’.

Kiki, el amor se hace_01

Dejando aparte mis prejuicios contra las adaptaciones (no entiendo que se rehaga una película que ya está hecha), lo cierto es que Paco León ha orquestado una obra fresca y luminosa, haciendo gala de un pulso cómico que domina con naturalidad.

No será una superproducción, ni siquiera una obra maestra, pero es la comedia más desternillante que he visto en lo que llevamos de año, y sin entrar en los tópicos de siempre. Porque las parafilias pueden ser cualquier cosa menos tópicas. Es común escuchar: “vaya, otra peli española sobre la guerra civil”, pero nadie dice: “vaya, otra peli española sobre la elefilia” (excitación sexual al entrar en contacto con cierto tipo de tejidos).

Para hacer honor a la verdad, las parafilias siempre han estado presentes en el celuloide. Sin tener en cuenta el nutrido mundo bizarro, con piezas tan turbias, incluso nauseabundas, como la australiana ‘Feed’ o la surcoreana ‘Lies’ (que desaconsejo al lector con un mínimo de buen gusto), existe todo un repertorio de títulos de calidad, donde cobra especial protagonismo algún curioso comportamiento de naturaleza erótica.

Quizás el título más interesante sea ‘Crash’ (David Cronenberg, 1999), protagonizado por James Spader. Trata sobre un grupo de personas que se ponen cachondas sufriendo accidentes de coche en sus propias carnes. Fue todo un éxito en el festival de Cannes; los críticos más transgresores la tildaron de obra maestra. No es para tanto. Aunque sí que puede resultar de lo más hipnótica y sexy.

Mención ineludible, también, para ‘Blue Velvet’ (David Lynch, 1986) con la exuberante Isabella Rossellini y un esquizofrénico Dennis Hopper haciendo de niño grande con pataleta incluida.

Baby want´s to fuck”, decía lloriqueando.

En cuanto a autores se refiere no son pocos los que, fieles a sí mismos, ponen de manifiesto sus fetiches sin ningún tipo de pudor. Es bien conocido que a Tarantino le pierden los pies de las féminas (preferiblemente descalzos). En sus películas les dedica primeros planos y más de un diálogo. Sólo hay que revisar ‘Pulp fiction’, ‘Jackie Brown’ o ‘Death Proof’.

A Roman Polanski se le vio el plumero en ‘Lunas de Hiel’, con una sensual Emanuelle Seigner, espectacular en lencería y cuero ante un Peter Coyote atado a una silla. A Hitchcock, por su parte, le ponían las espigadas rubias de corte aristocrático. A Bigas Luna, el folklore ibérico de polígono. Fellini estaba obsesionado con las mujeres obesas y Berlanga con los tacones y los traseros.

Pero volvamos a Kiki. Su solidez narrativa reside en el tempo: no aburre en ningún momento. Tampoco satura. La fotografía aporta calidez veraniega y cercanía. La puesta en escena, sin embargo, es a veces un poco pobre y ciertos simbolismos (como el de la fruta) se me hacen un tanto manidos.

Paco León viene de realizar dos películas en familia, partiendo de improvisaciones. No las he visto y no las puedo juzgar, pero confieso que la forma de currar del cómico me genera algunas dudas. Vende un rollo como muy hippy, restando importancia a su labor como director y resaltando la función del grupo a la hora de guiar la película. Ni siquiera ha validado todas sus tomas en el monitor –ha comentado en algún medio–, no tenía tiempo, así que se fiaba de lo que le decían otros. Esa falta de rigor no me la creo, tampoco los rodajes democráticos, decisiones consensuadas para todo… Que no digo yo que en un momento dado cada uno no aporte lo suyo, pero alguien tendría que asumir la responsabilidad si la cinta se hundiera. Entonces no valdría echarle la culpa a decisiones ajenas.

No hay problema. El director sevillano puede respirar tranquilo. La película cuaja y la taquilla está funcionando. ¿Lo mejor? Las interpretaciones. Los actores han disfrutado de lo lindo encarnando a sus personajes y eso se nota en la pantalla. El reparto es solvente: el propio Paco Léon, Candela Peña, Natalia de Molina, Luis Callejo, Alex García, Belén Cuesta y especial mención para Alexandra Jiménez, que es la primera vez que consigue tocarme la fibra.

¿Y lo peor? Pues el título, sin duda… ‘¿Kiki, el amor se hace?’… ¿En qué cojones estaban pensando?

Kiki, el amor se hace | Trailer oficial

DESCÁRGATE LA REVISTA COMPLETA

Banner_Descarga

Comments are closed.