Titulares
Leyendas des Rock 2017 (Julio 17, 2017 11:03 am)
Los Rebeldes (Junio 11, 2017 5:17 pm)
Vuelve la leyenda (Mayo 7, 2017 10:06 am)
Richard Avedon (Abril 8, 2017 12:12 pm)
Nobel Dylan The times they are changing (Noviembre 11, 2016 5:37 pm)
Therapy (Noviembre 11, 2016 5:34 pm)
48 horas y una Luna Llena (Noviembre 11, 2016 5:28 pm)

48 horas y una Luna Llena

11/11/2016
Comments off
316 Views

Se conocían por el ciberespacio hacía muchos años. Una amistad que hubiese sido eterna de no ser por culpa de una preciosa y brillante luna llena de otoño.

¿Cómo de repente una persona puede sentir deseo  por alguien que había estado en su vida en un segundo, tercer y hasta cuarto plano?

“La culpa la tiene el influjo de la luna llena” -pensó ella- (porque a alguien había que echarle la culpa, y la luna , no se queja).

Claudia un día consiguió abrir los ojos y “despertar” de un largo letargo.

Pensó: “el otoño es una estación de cambios, de nuevas energías, de nuevos retos…”

Lo que no imaginó es que el otoño también formaría parte de una decepción.
Durante dos días, 48 horas, 2.880 minutos y 172.800 segundos, volaron juntos de la mano por un mundo feliz…

Unas manos unidas que solo existían en la imaginación y en el deseo de ambos.

Pero valiente no es el que no teme, sino el que teme y se atreve.

¿Claudia y Javier eran valientes o tan temerosos que simplemente sus miedos fueron más fuertes que sus ilusiones?

¿Puede haber tanta distancia entre el mundo de los sueños y la realidad si lo cierto es que ésta vida es un pañuelo y los humanos somos los mocos? ¿Realmente se pueden hacer los sueños realidad?

La realidad es que los amantes imaginarios jamás caminaron de la mano bajo la brillante luz de la luna, jamás despertaron juntos…

De repente, el silencio frío y aterrador de un teléfono que no suena, un despertar violento y duro para quienes venían de un sueño mágico y tan real, del que nunca hubiesen esperado un final tan triste.

A Claudia le hubiese gustado entonar el típico canto de : “fueron felices y …”

Efectivamente, no comieron perdices, pero cómo dice el titulo de una canción de El último de la fila. ‘Nunca el tiempo es perdido’.

La mirada azul de Javier quedó clavada en la retina de Claudia y así, se despidieron de la luna llena y del mundo de los sueños, para caer en la más cruda de las realidades pero con la luz del sol, de un nuevo día y…

Comments are closed.